¿Qué és laHidrodermoabrasión?

La hidrodermoabrasión es una técnica relativamente nueva desarrollada en los Estados Unidos en 2004, cuando surgió la idea de combinar los efectos de la microdermoabrasión con los efectos del peeling químico y la infusión de antioxidantes sobre la piel en la misma sesión.

La hidrodermoabrasión consta de tres etapas:

  • Etapa 1: Exfoliación. Se realiza lavado facial y se utiliza una punta exfoliadora especial al mismo tiempo que se programa el equipo para la liberación de una solución a base de ácido salicílico. Se realiza el primer paso por toda la cara, haciendo movimientos horizontales traslapados.
  • Etapa 2: Extracción. Utilizando la misma solución, se cambia en la pieza de mano a una punta extractora, la cual está diseñada para realizar extracción de comedones, especialmente donde son más gruesos, como en la nariz, el mentón y la frente.
  • Etapa 3: Aplicación de antioxidantes. Se cambia de nuevo la punta por una no agresiva y, mediante movimientos horizontales traslapados similares a los de la etapa 1, se programa el equipo para la liberación de un serum antioxidante más ácido hialurónico. Posteriormente, se recomienda aplicar crema hidratante y fotoprotector solar para terminar con el procedimiento.

En un artículo publicado por B. Freedman, este demuestra que cuando se utiliza la hidrodermoabrasión por lo menos en seis sesiones espaciadas cada siete días da como resultado un engrosamiento de la epidermis y la reposición de nuevas fibras de colágeno. El incremento en la densidad de los fibroblastos confirma la activación de un proceso reparador y regenerativo.

Indicaciones

  • La dermoabrasión se utiliza para tratar gran variedad de problemas dermocosméticos.
  • Se aplica para tratar signos de fotodaño, rítides, hiperpigmentación, acné, cicatrices de acné y estrías.
  • Además, la microdermoabrasión y la hidrodermoabrasión se han utilizado para facilitar el paso de sustancias activas, así como antioxidantes, a través de la piel debido a la eliminación del estrato córneo.

Contraindicaciones

  • No se recomienda la dermoabrasión en pacientes con rosácea activa, fragilidad capilar, lesiones vasculares, acné vulgar, lesiones herpéticas, úlceras o erosiones cutáneas, eccema, psoriasis, lupus eritematoso sistémico y diabetes mellitus.
  • Es indispensable realizar una adecuada y minuciosa anamnesis para asegurarse de que el paciente no haya ingerido isotretinoína en los últimos 12 meses, ya que la dermoabrasión está especialmente contraindicada en estos pacientes debido a que el uso de tretinoína ocasiona un retraso en la reepitelización y el desarrollo de cicatrices hipertróficas.

Como se realiza el tratamieto

  1. Para practicar la microdermoabrasión se recomienda realizar lavado facial y eliminar por completo cualquier residuo de maquillaje de la piel; se aconseja utilizar soluciones astringentes para eliminar residuos grasos sobre la piel.
  2. Posteriormente, se debe aplicar una gasa o algodón sobre los ojos cerrados para evitar las complicaciones oculares secundarias a las sales o cristales que puedan entrar en contacto con los ojos.
  3. Se tomará la pieza de mano y se deberá mantener totalmente perpendicular y en completo contacto con la piel para poder ejercer efecto de succión y para que, así, puedan circular las sales o cristales a través de los conductos del equipo.
  4. Los movimientos que se realizan con la pieza de mano son, por lo general, tres pases: un pase en líneas verticales, otro en horizontales y el tercer pase en líneas oblicuas sobre la piel que se está tratando.

Se recomienda utilizar la misma técnica en microdermoabrasión con punta de diamantes.

El grado de abrasión dependerá de múltiples factores, como la presión de vacío producida durante el tratamiento, el tipo de punta de diamantes utilizada, la velocidad y fuerza de cada pase, así como el número de pases realizados sobre la piel.

Los cristales de óxido de aluminio están comercialmente disponibles en tres tamaños: 100, 130 y 180 micrones. Está demostrado que cuanto más grande sea la partícula utilizada, mayor será la profundidad de la abrasión.

Se recomienda reducir el flujo de cristales o sales en las zonas más sensibles de la cara, como la zona periocular.

Posteriormente al tratamiento, es aconsejable utilizar una crema hidratante y finalizar con la aplicación de fotoprotector solar.

Se recomienda que la técnica sea realizada no antes de cada siete días, y por lo general se recomiendan entre seis y diez sesiones para observar buenos resultados.

Efectos secundarios, riesgos y complicaciones

Los riesgos y las complicaciones derivadas de la dermoabrasión son pocas cuando la realizan manos expertas y experimentadas.

La gran mayoría de los pacientes presentarán eritema, así como leve dolor posterior a la sesión.

Algunos pacientes pueden presentar petequias si sufren fotodaño moderado a severo, o si se encuentran en terapia anticoagulante; si estas se llegasen a presentar, por lo general desaparecen en un lapso de siete días.

La microdermoabrasión tiene un bajo riesgo de hiperpigmentación postinflamatoria, pero es indispensable el uso de fotoprotector solar para disminuir el riesgo de hiperpigmentación por factores solares debido a la barrera de protección que ofrece el recién eliminado estrato córneo.

En la microdermoabrasión con sales o cristales se debe tener especial cuidado y aplicar una gasa o algodón alrededor de los ojos, ya que se han comunicado complicaciones oculares por la presencia de residuos de sales o cristales que entran en contacto con los ojos.

También un efecto secundario muy común en este tipo de microdermoabrasión es el prurito debido a la presencia de sales o cristales incrustados en la piel.

Existe el riesgo de autoinoculación de ciertas enfermedades, como el molusco contagioso, cuando se pasa la pieza de mano y se contamina al entrar en contacto con la lesión y posteriormente se lleva la pieza de mano a zonas sanas. Por lo tanto, debe reservarse el uso de la técnica en pacientes con lesiones activas. Otro riesgo que existe en la dermoabrasión es la activación de un herpes simple latente, especialmente en la zona perioral. Por este motivo es indispensable la esterilización rutinaria de la pieza de mano.

Conclusiones

Como ya se ha apuntado, la dermoabrasión, la microdermoabrasión y la hidrodermoabrasión producen resultados significativos. Claro está que la dermoabrasión clásica ofrece los resultados más llamativos, pero a expensas de un mayor tiempo de recuperación y una mayor incidencia de reacciones adversas, efectos secundarios y complicaciones en comparación con la microdermoabrasión.

Por este motivo, la dermoabrasión clásica ha caído en desuso en muchas partes del mundo. En la actualida, técnicas como la microdermoabrasión, los peelings químicos y las terapias con láser han sustituido a esta técnica.

La microdermoabrasión, por otra parte, ha continuado en constante evolución y ha dado resultados satisfactorios tanto para los pacientes como para los médicos, sin el aumento de riesgo en complicaciones, efectos secundarios y reacciones adversas.

Este es el motivo por el cual la microdermoabrasión sigue siendo una técnica ampliamente aceptada en todo el mundo para la eliminación de hiperpigmentación, rítides finas, cicatrices superficiales y rejuvenecimiento facial total.